Lo que dicen en el periódico El País

Un sistema de análisis de imágenes hiperespectrales permite conocer desde la calidad de un jamón hasta el momento de cosechar para producir el mejor aceite

No hay cerdos ni dehesas para tanto jamón ibérico. Esta realidad, conocida por todo el sector cárnico, ha derivado en la comercialización de productos con etiquetas confusas que enmascaran que consumimos algo distinto de lo que nos venden. Esta práctica puede tener los días contados. Un equipo de investigación de la Universidad de Sevilla ha desarrollado una técnica que, a partir de imágenes hiperespectrales, que recogen hasta 170 bandas (desde las infrarrojas hasta las visibles), de cualquier producto y con la aplicación de inteligencia artificial, se puede determinar en tiempo real la presencia de patógenos, la calidad de la carne, la alimentación del animal o, en el caso de elementos vegetales (como la aceituna), el grado de maduración ideal para obtener el mejor aceite.

Ir a la noticia

Comments (0)

Producto añadido a la lista de deseos